Grupo Simancas: Paisaje, color, expresión. (I)

10 04 2011

 

 

Artistas e intelectuales, representan un hito en la vida cultural y artística de Valladolid; formando el principal núcleo cultural desarrollado en Valladolid en torno a los años 70. Buscando una amplitud de miras en el horizonte cultural local. Un grupo de amigos, procedente de diferentes ámbitos y con formación independiente, sin un nexo estético de unión, que simplemente buscan la expresión artística  de diferentes lenguajes de la modernidad contemporánea; sin establecer uno como hilo de unión entre todos sus componentes.

 

 

La denominación del grupo es debida a la última etapa de muchos de ellos, establecidos en la localidad vallisoletana de Simancas, en la cual se desarrollan los vínculos de relación entre dichos intelectuales y artistas, en la librería Relieve, fundada en 1951 por Domingo y José Rodríguez; y cuya materialización se establece con la creación de la Sala de Arte «Jacobo», a partir de 1966, con el pintor y galerista Fernando Santiago como principal artífice. De ahí el nombre, Grupo Simancas, ya que además de las reuniones en la librería y en la sala de arte, muchos de ellos se trasladaron a vivir a la localidad de Simancas, lo cual actuó como fuente de inspiración para la dedicación a sus trabajos artísticos, muy relacionados con el paisaje y el color castellano. Estableciéndose una relación directa entre los artistas del grupo y la zona, reivindicando esa identidad y esencia de los campos castellanos, plasmándolo posteriormente en su obra gráfica. Uno de los temas más representados es el paisaje,  y como bien define el subtítulo de la exposición, forma parte de la identidad del grupo. Explorando las zonas castellanas, hasta definírnoslas en diferentes momentos del año.

Imagen procedente de la exposicion Grupo Simancas del Museo Patio Herreriano de Valladolid - 2011

 

La obra desarrolla en dos de las salas del Museo de Arte Contemporáneo PATIO HERRERIANO de Valladolid pretende acercarnos la obra gráfica del núcleo central de éste grupo cultural desarrollado en la capital del Pisuerga.  Estableciéndose en un orden relacionado con cada pintor, se desarrollan una composición expositiva sencilla, disponiéndose la relación entre las obras por artista y por el tema representado, permitiéndonos verificar esa evolución en el tratamiento de la pintura, a partir de los temas representados, los colores usados  y las técnicas establecidas para la concreción de la obra.

 

El primero de los representantes que aparecerán en nuestra visita será, Félix Cuadrado Lomas (1930), uno de los pintores más importantes que tiene la provincia de Valladolid, reconocible por su inseparable barba blanca y larga, acompañado de su boina negra, de ahí ese carisma que se establece entre sus paisanos. Entre todos los artistas del grupo, se le conoce como el  Maestro, ya que es uno de los primeros artistas en establecer el núcleo original.

Su obra, se ha denominado como expresionista, basándose principalmente en el paisaje de la provincia, y en elementos del mundo rural, por ello en la exposición veremos diferentes obras que representarán sus temas principales como los paisajes, que incluyen serie de árboles, las viñas, sintonización de los paisajes,… además de los bodegones, donde usa los huesos y la carne para sus representaciones;  las figuras humanas, a partir de composiciones, retratos individuales, desnudos… Es decir, a partir de un estilo con estilización geométrica que se asemeja al cubismo, representa ese gusto por la pintura acercando lo cotidiano al espectador. Toda ésta temática estará representada en la exposición, teniendo ejemplos de cada una de ellas.

 

 

He comentado el tema de los retratos, y la primera de las obras que veremos en la exposición será “Toreros antes del paseíllo” (1987), perteneciente a la Diputación de Valladolid y establecida habitualmente en el Hospital Viejo de Valladolid en el Servicio de Educación y Cultura. Como podrán comprobar, representa una serie de retratos, de nueve personalidades, que no toreros; siendo éstos cinco pintores del Grupo Simancas, acompañados con dos escritores, un médico y un librero. Que se representan como testigos y partícipes de la evolución cultural vallisoletana, ya que cuando se realizó el cuadro todos los representados estaban vivos. Se establece como retrato del grupo artístico, teniendo un giro humorístico al establecerse los intelectuales como toreros, asemejándose la obra a otras en las que se representa a los integrantes de alguna generación intelectual.

 

La realización de la obra se establece a través de un esquema geométrico, en la que se establece la estilización de Cuadrado Lomas y la figuración. Los representados son reconocibles, estableciéndose la disposición de seis de las figuras en primer plano y las otra tres únicamente se visualiza a parte superior, que sería su retrato. Se usan diferentes colores, para dar esa gradación y cercanía a lo real, estableciéndose características propias en cada personaje, como la representación del cigarrillo, la bandera de castilla y león en el capote de uno de ellos, el puro, o las gafas de Cuadrado Lomas.

 

Otro de los artistas que forman parte del Grupo Simancas será el chileno, Jorge Vidal (1943-2006), que representa la aportación exterior, ya que llega a  Valladolid en 1967 y no es hasta 1976 hasta que se dispone definitivamente en la ciudad. Será uno de los introductores de la abstracción en Castilla, lo cual hace la concesión de varios premios a su obra, como II Bienal de Pintura Contemporánea de Barcelona.  Procedente de Valparaíso, y formado en pintura en Alemana, realiza su viaje a España, tanto a Madrid como a Valladolid, donde tras coincidir con parte de los artistas que forman el grupo, se establece, comenzando a crear en su estudio y realizando varias exposiciones individuales de su obra. Siendo éstas las primeras en la Sala Jacobo, con obras con un gran colorido. Ese elemento será el principal en sus obras el color, variando según las épocas.

 

 

En la exposición destaca el colorido de sus obras, disponiéndose varios ejemplos de la evolución en el uso del color, en el cual destacan los azules, malvas, las pinceladas en negro… Estableciéndose una abstracción en su pintura que hace que discurramos, y observemos detenidamente la representación. Creando un espacio vital de comunicación entre la obra y el artista, haciendo partícipe de ello al observador. Gusto por la mezcla de tonalidades, a partir de la experimentación de los colores. Como la obra “Materia”  de 2001, perteneciente a la Fundación Villalar, colaboradora de la exposición prestando varias obras del artista hispano chileno.  Experimenta con la fusión de colores, estableciendo un fondo amarillo sobre el que aplica azul, para que el color se desarrolle y funda, dando lugar a una técnica mixta en la que el autor busca la participación del propio material en la obra; dando lugar a otro color diferente al aplicado. De ésta manera realiza muchas de sus experiencias artísticas, estableciendo un fondo sobre el que aplica una serie de colores y tonalidades que se van mezclando unas con otra de manera aleatoria, buscado la síntesis del color. Diferenciándose en algunas de ellas si establece perfiles definidos a partir de los colores, que pretende crear formas y figuras a partir de su particular visión de la abstracción.

Anuncios